SIMBOLISMO CATÓLICO

     El espíritu misógino del Catolicismo subsiste en las leyes y costumbres, sin haber desaparecido de la literatura: muchos dramas, muchas novelas y muchas poesías burlonas o satíricas viven de los ataques y pullas al sexo femenino. (Cuántos ingenios perderían toda su chispa si les vedaran chistes y agudezas contra la mujer! Conviene citar un hecho revelador: el simbolismo católico no ha logrado crear un modelo de perfecciones femeninas capaz de eclipsar a las mujeres creadas por la imaginación pagana o gentil, pues la Sita del Ramayana, la Palas Atenea de la Mitología, la Penélope de Homero, la Antígona de Sófocles y la Alcestes de Eurípides figuran como tipos más ideales, más bellos y más vivientes que María. La madre de Jesús se reduce a un cuadro borroso y antiguo, donde la imaginación calenturienta de los Santos Padres ha trazado pinceladas chillonas y de mal gusto. Las grandes mujeres bíblicas florecen en las leyendas del Antiguo Testamento, fuera de las creaciones evangélicas. Las Ofelias de Shakespeare y las Margaritas de Goethe surgen después del Renacimiento y en naciones protestantes, cuando el arte había sido vivificado por el soplo de la Antigüedad, cuando los espíritus luchaban por sacudir el yugo de Roma.


Para ir al

     próximo artículo

Para regresar al

     Índice del Tonel de Diógenes.

Para regresar a la página

     "González Prada"


©2005


     Para comunicarse con el Webmaster.