GRAFITOS







Por Manuel González Prada






                     "SOCIALES Y POLITICOS" 








1 Para extirpar los crímenes sociales, Traer la luz y redimir al pueblo, No quiere el buen Simplicio Revolución de muertes y de incendios. El pide sólo evolución tranquila, Sin destrucciones, víctimas ni duelos: Pretende el buen Simplicio Hacer tortilla sin quebrar los huevos.




2 Viene el noble del bandido, Y una antigua propiedad Es un robo cometido En remota antigüedad.




3 La paz corrompe y afemina al hombre, La guerra vuelve en pedernal los pechos. Humanidad, Humanidad menguada. )Tendrás acaso por dilema eterno Revolcarte en la sangre como el tigre O vivir en el fango como el cerdo?




4 No desempolves orígenes Ni desentierres difuntos: Ve que en tu árbol genealógico Toparás con el verdugo.




5 Oh virgen roja, oh Libertad del mundo, No te engendró la huera Salamanca En pedantesco, doctoral concilio Ni fue tu cuna la prisión del aula. Hija tú del valor y de la fuerza, Naciste en la ardorosa barricada Entre el ronco alarido de las turbas Y el áspero silbido de las balas.




6 Tontos con humos de cuerdos Han caído en la manía De amancillar la Anarquía: Nadie exige de los cerdos Afición a la ambrosía.




7 Don Sinforoso, el luchador de fuste, Dice en sus horas de furor guerrero: -No admito yo señores ni tiranos, Que la doctrina liberal profeso Con una salvedad, con una sola: Al que no piensa como yo, le cuelgo.




8 Orgullo no te cause el patriotismo, Que son también patriotas Que aman sus escondrijos y sus peñas Los topos y las ostras.




9 Del Príncipe consorte Al último vasallo, En todo miembro de una corte Hay la vileza de un lacayo.




10 Ideal de fiscales Contribuciones: Hacer que por los ricos Paguen los pobres.




11 Oh sociólogo profundo, Admiración del burgués, Tú que sabes lo insabible, Tú me vas a responder: -)Por qué los unos ayunan Y los otros comen bien? )Por qué a los unos el bodrio Y a los otros el pastel?




12 -De cualquier manera o modo, El orden antes que todo... (Este posee fincas y acciones). -(Guerra, si la guerra inicia El reinar de la justicia!... (Este no tiene pan ni calzones).




13 -(La vida o la bolsa! En el bosque el bandido nos grita. Nos dice el Estado: -(Venga todo: la bolsa y la vida!




14 )Roba al rico el paupérrimo? Cuestión De simple y natural restitución.




15 Donde imponga ley el clérigo Y domine el militar, No se busque nunca un átomo De justicia y libertad.




16 Tanto, oh pícaro, has bajado En nobleza y dignidad Que te miras instalado En la cúspide social.




17 No sólo atacan las fieras En la fragura del bosque: A la luz del gas, en Viena, Nueva York, París o Londres, Fieras hallamos tan fieras Como tigres y leones.




18 )Qué son los Parlamentos, El exquisito, singular producto Del pueblo soberano? Grandes faroles que despiden humo.




19 Tú que a duras penas tienes Para el abrigo y el pan, Observa bien el ahorro Y en tu vejez gozarás Los seguros intereses De un pequeño capital.




20 Dar a cada prójimo Conforme a su esfuerzo Consecuencia lógica: Para el débil, cero.




21 Socialismo de Estado El Estado, el buen porquero; La muchedumbre, la piara: Paz de vientre en la zahurda, Cada quisque a su pitanza.




22 Será la Tierra un enjambre De tiranos y de siervos, Mientras vibren dos palabras: Resignación y respeto.




23 De las turbas populares Nada esperes ni te fíes: Tienen sueños de marmota Y despertares de tigre.




24 Sustraer un pañuelo Es practicar un indecente robo; Sorberse los millones del Estado Es consumar un lícito negocio.




25 La idea todo lo crea, Al mundo rige la idea: Concedido, si se anota: Al no quedar enterrada En el filo de una espada O en el taco de una bota.




26 (Qué bien lo repetía Un sabio de la Grecia! No hay un rey que no venga de un esclavo Ni hay un esclavo que de un rey no venga.




27 Oh profesor de blandura y clemencia, Doy tu piedad estrambótica al Diablo: No te horroriza matar las palomas, Y llamas crimen herir al tirano.




28 Pelo tras pelo se desnuda La cola de un caballo; Una montaña se destruye De un solo polvorazo.




29 Los apolíneos asoman, Y en el Lobo-Humanidad Un noble instinto inoculan, El instinto de la paz; Pero el atávico surge, Y a su impulso criminal, El gran Lobo retrocede A la selva montaraz.




30 Se pregona el matrimonio Del Estado con la Iglesia: Escarramán con la Mendes (Bien escogida pareja!




31 Cuando concluyan los hombres, Cuando queden sólo dos, Alumbrarán las estrellas Un robado y un ladrón.




32 La especie, nada; el individuo, todo. El sabio así lo dijo. La multitud responderá mañana: Nada, el Estado; todo, el individuo.




33 Para hacer del libertario Un profesor de moral Y un burgués retardatario, Hay un medio radical: Convertirle en propietario.




34 Como decimos bárbaro al escita, Así las venideras gentes Dirán, acaso con mayor justicia, Los bárbaros del siglo veinte.




35 Si no llega a trece millas Una bala de Lebel, Arroja dos, oh soldado, Llegarán a veintiséis. Si no basta un solo idiota Para salvar un país, En las salas de. un congreso Instalemos unos mil.




36 El patrón y el labriego (Qué temible pareja! El primero por malo, El segundo por bestia.




37 (Cuán abajo desciende El alma de las turbas! Un hombre a solas, canta; Juntado a mil, rebuzna.




38 Aunque desiertos las campiñas sean Y calcinados muros las ciudades )Por qué desesperar? Creamos siempre En un futuro espléndido y radiante. Vendrán los siglos de soñada gloria, Tras el horrible, universal combate, Que siempre fue la dicha de los hombres Una flor de ruinas y de sangre.




39 En continuo duelo a muerte, Como el Griego y el Troyano, Para ignominia del mundo, Viven Iglesia y Estado. Mas si a romper las cadenas Se levanta un pueblo esclavo (Con qué nudos fraternales Se unen Iglesia y Estado!




40 Querer con silogismos Desarraigar lo malo Es colar sinapismos A una pierna de palo. Donde un Zar dragonea Y un Sultán decapita, Hay una panacea: La santa dinamita.




41 Solitarios y mudos vegetan en la sombra; Mas surgen de repente, vibran el rayo y matan, Que son los inflexibles, los nobles justicieros, No viles instrumentos del odio y la venganza. Si odiados y malditos afrontan hoy la muerte, Ya tendrán en un siglo de luz y de otras razas La gloria y la apoteosis, que en ellos ve la Tierra Los héroes del futuro, los Cristos del mañana.










APENDICE








1 Yo no rindo a nadie pecho Y todo yugo rechazo, Que donde llega mi brazo, Llega también mi derecho.




2 La Historia Engañosa mascarada. . . Mas quedará transformada En escuela del vivir, Cuando se logre escribir Llamando un necio a Catón. Y un bandido a Napoleón.




3 Ante Rey tan celebrado Del creyente y del infiel Quedo insensible y helado, Porque sólo miro en él Un sacristán coronado.




4 Gregaria, vulgar muchedumbre, Esclava de eternos errores, Tus leyes no tengo por leyes, Tus dioses no tengo por dioses. No sabes de impulsos rebeldes Ni orgullos viriles conoces; Que besas la mano del fuerte, Adoras cadena y azote.




5 . . . . . . . . . . . . . . . . Rey de pifia y mojiganga, Con la púrpura en los hombros, Los andrajos en el alma.




6 A cielo extraño, a soledad de abrojos, Quiero dejar mis fúnebres despojos; Yo ni sepulcro te demando, oh tierra Donde se abrieron a la luz mis ojos. Nada te pido ni te debo nada, Que miro en ti la madre despiadada: Para los malos, protector escudo Para los buenos, cortadora espada. Otro solloce triste y desolado Al huir para siempre de tu lado, Que yo, al fijar mi planta en la frontera, El polvo arrojaré de mi calzado.











Nota bibliográfica | Indice