GRAFITOS







Por Manuel González Prada






                "RELIGIOSOS Y MORALES"








1 A la falsa religión Que me dé felicidad Yo Prefiero la verdad Que me parta el corazón.




2 Pensamientos confinados En la nave de una iglesia, Creen hablar y balbucen, Creen volar y rastrean.




3 ¿La Providencia quieres ensayar? Echate al agua sin saber nadar.




4 La más famosa pasada Que el sacerdote nos juega: Pronosticarnos el Cielo Y arrebatarnos la Tierra.




5 Si van a misa el tonto y el pelmazo, Nada me importa o me produce risa: Lo que no acepto, lo que yo rechazo, Es que me obliguen a pagar la misa.




6 La tolerancia vive En el sereno corazón del sabio; Del ignorante brota el fanatismo, Como la fiebre nace del pantano.




7 Enmudezca la vaga Metafísica Y calle la infatuada Religión: No hay más verdad que la verdad científica Ni más luz que la luz de la Razón.




8 Desde la aurora del tiempo, Desde la infancia del Orbe, La hegemonía del mundo Entregamos a los Dioses: Fuimos títeres movidos Por misteriosos resortes. Pues de bisoños o malos Nos dieron prueba los Dioses, Pues con ellos fue la vida Circo de muerte y horrores, De nuestra dicha en la Tierra Ocupémonos los hombres.




9 Podría ser la religión Un fuerte vínculo social, Si los santos gastaran más jabón, Si la virtud oliera menos mal.




10 Lo que ayer llamó la Iglesia Herejías detestables Va quedando convertido En científicas verdades.




11 El vicio y la virtud, el bien y el mal, Simples cuestiones de ángulo visual.




12 Tanto arraiga y supervive En el hombre la Razón Que el enfermo más confiado En el auxilio de Dios Alterna el agua de Lourdes Con las drogas de Purgón.




13 Pobre Iglesia, nada puedes Con el gastado señuelo De ofrecer al hombre un cielo: Ayer pescabas con redes, Hoy apenas con anzuelo.




14 Todo va muy bien, decía El optimista Panglóss: Todo muy bien, y en la horca Le ajustaban el cordón.




15 Lo que encierras en ti de Paganismo, Eso te hace durar, oh Cristianismo.




16 Si miras con tus ojos, si eres libre, Si ríes de milagros y misterios, No abrigues esperanza: en la otra vida Padecerás las llamas del infierno. Mas si pides bromuro, ducha y jaula O necesitas de cebada y freno, No te amilanes: en el otro mundo Disfrutarás la palma de los cielos.




17 El santo de hoy no opera como el santo Que al pobre daba la mitad del manto, El santo de hoy, si el frío le acongoja, De todo nuestro manto nos despoja.




18 Ha variado la manera De tratar a las montañas: Hoy la Fe no las transporta, Mas la Ciencia las horada.




19 La oración (dicha suprema Del que sufre y del que lucha! Mas digo, y ecco il problema: )Hay quién la pide y la escucha?




20 Si no media gran distancia De los hombres a los monos, Si vino Dios a la Tierra Para morir por nosotros )No habrá también descendido Para morir por los monos?




21 Siempre acaba el libertino En un viejo santurrón, Que la santa religión Es la cloaca de Tarquino.




22 Para efectuarse un milagro Muchas cosas se requieren, Siendo siempre indispensables Un bribón y mucho imbécil.




23 Caridad a lo cristiano Según las leyes de Dios: Dar con una mano, Quitar con las dos. Caridad al modo impío, De hombre sin ley y sin Dios: Ni tuyo ni mío, Todo de los dos.




24 Al compulsar las bíblicas leyendas Me sorprende y admira Que habiendo Dios creado el Firmamento No sepa Astronomía.




25 Sólo queda el formulismo, Muerta en las almas la Fe: El moderno Cristianismo Es un cadáver de pie.




26 Convertida en polvo, en nada, Puedes ver la Inquisición: No la mataron los hombres, De puro vieja murió.




27 En la sesuda experiencia De las personas ancianas, No busquéis verdad o ciencia, Buscad errores con canas.




28 Si es el hombre la joya de la Tierra Y es la Tierra el honor del Universo, El buen Dios necesita Un silbido estupendo.




29 Conque, señor oscurícola, )La ciencia entraña el error? Pues venga usted y descúbranos Alguna cosa mejor.



30 El que afirma y el que niega, El deísta y el ateo, Son dos teólogos iguales Mas en los polos opuestos.




31 )No sientes compasión del animal? Pues no eres religioso ni moral.




32 Se van los cielos quedando vacíos, Que ya las razas olímpicas mueren, Que a dos se reducen los Dioses del siglo, La Diosa Imprenta y el Dios Aguardiente.




33 Quien dijo al verse condenado: Apelo yo al rey en ayunas Del mismo rey atiborrado, Llamarse puede un Salomón; Que ser magnánimo y perfecto, O ser injusto y egoísta, Es muchas veces el efecto De buena o mala digestión.




34 Puede el suicida con razón decir: Me trajeron aquí sin consultar, Sin consultar me salgo yo de aquí; Ergo, pasada igual.


35 La creencia prudente y acertada, La más segura, no creer en nada.





36 El error y la verdad No son cosas diferentes Sino líneas convergentes Hacia el vértice-unidad.




37 L'homme est un dieu tombé qui se souvient des cieux. LAMARTINE )Es el hombre un Dios caído Que se acuerda de los cielos, O es más bien un mono ingrato Que reniega de su abuelo?




38 )La vida? tragedia o comedia. )Los hombres? eternos juglares. Hacemos de pobres o ricos, Llevamos la blusa o el fraque; Mas baja el telón de la muerte, Y todos quedamos iguales.




39 En tu risible arrogancia, Hombre insensato, no ves Que el pollino humilde es Tu mismísima sustancia Caminando en cuatro pies.




40 De la Historia deducimos Esta grave conclusión: Todos los dioses murieron, Y no está muy sano Dios.




41 No cante más aleluyas Ni bata palmas la Fe, Pues los hombres de hoy morimos Como los hombres de ayer: Con el miedo en las entrañas Y con la duda en la sien, Yendo a buscar en la tumba Un oscuro puede ser.




42 )Dónde tus luces divinas, Oh Religión decantada? Viejo candil de posada, Más humeas que iluminas.




43 En un glóbulo de tierra Hay un resumen del Cosmos, Con sus leyes inflexibles, Con sus dramas espantosos.




44 Denle fuerzas al carnero Y degüella al carnicero.




45 Lo que no es, ha sido acaso; Lo que no ha sido, será; Porque todo lo posible Es un día realidad. Todo cabe en lo posible; )Por qué razón no cabrá? Nada existe más absurdo Que la misma realidad.




46 No acaba el hombre de entrar A una vida sin vivir Cuando empieza a lamentar Una muerte sin morir. Que en este caos del ser Nadie logra decidir Si nacemos al morir O morimos al nacer.




47 Si es una bobada Creer en ideas, Creer en los hombres Es bobada y media.




48 Aunque habitemos el mundo Sin morir, eternamente, Viviremos un segundo, El segundo del presente.




49 Para hacer de la Tierra un infierno Monótono y sandio Hay un medio seguro, infalible, Poblarla de santos.




50 ¿Mata Paco a su rival? ¡Asesino de montón! ¿Mata César a un millón? ¡Excelente general! Se reduce la moral A numérica cuestión: El mal en grande no es mal.




51 Vencida ya, la Iglesia arroja Tonantes nubes de palabras: Mastín atado a la cadena, No muerde; sólo gruñe y ladra.




52 Conozco gentes muy buenas Que hacen bien y alivian penas, Sin acordarse de Dios; Y sé de mil perdularios Que entre misas y rosarios Dan un duro y quitan dos.




53 Si el tigre mata por comer Y el hombre mata por matar ¿Cuál es la bestia más feroz? ¿Cuál es el pérfido animal?




54 Los hombres protestamos De parentesco alguno con el mono, Y en Darwin descargamos Toda la hiel de un señoril encono: Los hombres protestamos; ¿sabemos si protesta el mono?




55 Todos somos hermanos (Recordémoslo bien) Todos somos hermanos Como Caín y Abel.




56 (Pobre Ciencia! (Cuánto mal Dice de ti la insipiencia! Para el vulgo universal Comete un crimen la Ciencia: No hacer al hombre inmortal.




57 Con un farol en el cráneo, Como ayer, salimos hoy A descifrar el enigma De la oscura Creación; Y como ayer, encontramos Lo que el hombre siempre halló: En lugar de claras letras, Indescifrable borrón. (Paciencia! Acaso la muerte Nos hará leer la voz Que resuelva toda duda Y disipe todo error. Mas (qué chasco tan solemne, Qué ironía tan feroz, Si al hundirnos en la tumba Nos apagan el farol!




58 Marchar en tropa, obedientes. Sin mirar más que los ciegos, Sin alzar nunca las frentes, Es costumbre de borregos... Y también de algunas gentes.




59 Si un hombre se me acerca Hablándome de Dios, Yo digo en mis adentros: Peligra mi reloj.




60 El Sol a todos da su brillo Con una sola diferencia: Al malo le conforta la existencia, Al bueno le produce un tabardillo.




61 La oriental sabiduría Nos lo dijo ha muchos años: Con la paciencia y el tiempo, Las hojas del moral se vuelven raso.




62 Tras blando y compasivo sentimiento, Oh alegres niños, al miraros siento Invencible antipatía, Indomable repulsión, Que niños fueron un día Troppmann, el Zar y Nerón.




63 Los malvados disfrutan De un placer no costoso A la vez que muy dulce: Ver el mal de los otros.




64 Fe, virtud celestial, favor divino De comulgar con ruedas de molino.




65 En presencia de un mono Pienso y me digo: Si no eres tú mi hermano, Eres mi primo.




66 Como rueda la corriente A sumergirse en el mar, Vamos todos a parar En el Divino inconsciente. Muerta ya, no resucita La vaga luz de la frente: Era un átomo consciente En la Inconsciencia infinita.




67 Habiéndole negado su ateísmo Al ateo Ramón, Me hizo un solemne juramento: -Por Dios te juro no creer en Dios.




68 Naturaleza glacial, En su constante vaivén, Sin amor derrama el bien Y sin odio causa el mal.




69 Mi hermano el lobo, piense la anémona; Mi hermano el cedro, piense la hormiga; Que todos fueron iguales células En el remoto mar de la vida.




70 Somos los hijos de la propia madre, Animales y plantas; Seres y cosas.................... Somos las hojas de la misma rama.



71 Hay un Dios de bondad y de justicia; Mas existen la duda y la impiedad, Porque falta en el mundo lo primero: Descubrir la justicia y la bondad.




72 Hombres hay que se eternizan, Hombres hay que nunca mueren, No por útiles ni buenos, Porque dan asco a la muerte.




73 En tu presencia, el hombre, oh Creador, ¿Acusado será o acusador?




74 El proceso de la vida, Su tormentosa odisea, Se resume en tres palabras: Triste, ridícula y puerca.




75 Desde la débil pulsación del feto Hasta el ronco estertor del moribundo (Cuántas luchas y afanes en el mundo Para sólo arribar a un esqueleto!




76 Lo que ayer sanciona el mundo Hoy lo veda o lo denigra, Y lo que hoy titula infamia Llama nobleza otro día. ¿Qué la virtud? concesiones A la vulgar estulticia De su tribu y de su bosque, De su patria y su familia. No pasa el hombre virtuoso De un cobarde oportunista.




77 Increado-creador, Divinidad archiarcaica, Tienes acaso el valor De una fórmula algebraica.




78 Yo no predico la maldad a nadie, Y sólo traigo a la memoria el hecho: Desde que habitan hombres en el mundo No fue dichoso el bueno.




79 El más sabroso regalo En la paz del egoísmo: Ver la desgracia del malo Sin causársela uno mismo.




80 Dulce y feroz Naturaleza, Ya bendecida, ya execrada: Si eres la madre que nos crea, Eres el monstruo que nos mata.




81 Somos la ciega máquina impulsada Por viejos, ancestrales egoísmos: Al abrazar a la mujer amada, Nos abrazamos a nuestros mismos.




82 Ni pigemos ni gigantes: En la balanza del Cosmos, Tanto pesamos las gentes Como pesan los microbios.




83 Oh Dios-Naturaleza ¿Cuál es la religión a ti debida? El culto a la belleza, El respeto a la vida.




84 Que no hay justicia en el mundo Lo dicen claro los hechos. ¿En el cielo habrá justicia? Sepamos antes si hay arriba un cielo.




85 Yo figuro en la comedia De mi vida, o la tragedia, Como el autor, el actor Y el sereno espectador.




86 ¿Qué los hombres? infusorios Que en su gota de albañal Quieren darse la importancia De una ballena en el mar.




87 ¿No miraste alguna vez A ciertos hombres extraños Que viviendo muchos años No tienen nunca vejez? ¿Hombres no viste, al contrario, Sin niñez ni edad florida, Que en el umbral de la vida Llevan aire centenario?




88 En la cosa y en el ser Hay una pena escondida, En la muerte y en la vida Hay oculto un padecer. ¿Qué puede un alma creer En este campo de horror? Que invisible Sembrador Atraviesa el firmamento Derramando por el viento Las semillas del dolor.




89 No duración; intensidad de vida. No se mide por años lo vivido: Puede el minuto equivaler el año. El que no piensa con intenso brío, El que no siente con ardor fogoso, No vive mucho, aun cuando viva un siglo.




90 Si me lastima un zapato, No me sirvo nunca de él; Si un manjar me sabe a hiel, Le dejo encima del plato. Pesimismo furibundo ¿Por qué sufres el dolor, Si un momento de valor Puede arrancarte del mundo? Quien halla en todo el fastidio, Quien el mal en todo ve, Es un gran cobarde, a fe, No acogiéndose al suicidio.




91 Ayer gustaba Dios de los suplicios, Bebía sangre, y ortorgaba el cielo Al tostador de impíos y de herejes, Al sandio rezador de padrenuestros. No sé si hoy día pasará lo mismo; Mas ¡qué cara pondrán los altareros, Si Dios hubiera dado en volteriano Y rechazara hipócritas del cielo!




92 ¡Cuántos curas y no curas Llaman cobarde al suicida! ¿Quieren probar sus bravuras Al no quitarse la vida?




93 Y ¡hay quien lanza la paloma A las garras del halcón! Y ¡hay quien hiere a la gacela Y asesina al ruiseñor! Más que la hiena y el tigre, Más que Troppmann y Nerón, Tú me infundes odio y rabia, Oh inhumano cazador. Si eres osado y valiente, Como implacable y feroz, Vete a luchar en las selvas Con el tigre y el león.




94 En el supremo instante, Al asomar la muerte su semblante, El necio tiembla, se amilana o llora; mas nunca el sabio: imperturbable muere, Viendo el abismo atroz que le devora, Viendo la negra mano que le hiere.




95 Desdeñando al científico Hacia el teólogo vas: (Qué gravísimo síntoma De anemia cerebral!




96 Arraigamos a la vida, Nos cubrimos de verdor; Mas al mirarnos en flor, Se acerca el hacha homicida, Aparece el leñador. A la nada va una gente Y otra surge de la nada, Que la vida está formada De una selva renaciente Sobre una selva talada.




97 ¿Quieres por años retardar la muerte Oh Religión de niños y de abuelas? Dejando los orgullos de señora, Transfórmate en esclava de la Ciencia.




98 Ser el diamante o la arcilla, La palmera o el zarzal, El rumiante o el microbio, El monarca o el patán, Todo es el mismo Todo es igual. Sucumbir hoy o mañana, De vejez o enfermedad, Podrirse bajo la tierra O en los abismos del mar, Todo es lo mismo, Todo es igual.




99 A buey cerril se quebranta Ayuntándole otro buey; A todo imbécil como él.




100 El mayor heroísmo: Soportarse a sí mismo.






101


(Cuánto ser aplastado en su camino Y cuánta vida malograda o trunca! Naturaleza, en su taller divino, Hace y deshace, no rehace nunca.




102 La Religión y la Ciencia Frutos son de un vientre solo; Pero la Ciencia es el hijo, La Religión, el aborto.




103 (Los grandes hombres! Cosa bien probada: Algo de lejos, y de cerca nada.




104 Desde el lucir de los soles Hasta el vibrar del cerebro Se resuelve acaso todo En un químico proceso.




105 Y (existe gente orgullosa, Sin pensar que un mismo Sol Baña el cáliz de la rosa Y los tronchos de la col!




106 (Hosanna! dice el Firmamento Y en coro entonan el hosanna Los altos picos de los montes, Los hondos senos de las aguas. Del frío Norte al Mediodía Los pueblos gritan el hosanna Y el grito humano repercute En rocas, pájaros y plantas. La hormiga sola se rebela: -¡Cantar nosotras el hosanna! ¿Se acuerda nadie de nosotras Si el pie del hombre nos aplasta?




107 No hay cosa hermosa ni fea, Que se mira todo en todo, Según el tiempo y el modo Como la cosa se vea.




108 Nacen del mismo vientre Picios y Apolos; Tienen el mismo padre Justos y monstruos. (Misterio de misterios La ley de herencia! Unos vienen, del mono Y otros regresan.




109 Quede al necio el presumir De haberlo todo sondado: Para el hombre no infatuado, Saber implica medir La amplitud de lo ignorado.




110 En un fatal ineludible curso Naturaleza gira eternamente: Hace del Eter condensarse mundos, Hace los mundos disiparse en Eter.




111 Si porque vas con un malo Encuentras lícito el serlo, También arráncate un ojo Cuando vayas con un tuerto.




112 Condensada lección de la experiencia: Amar la vida y cultivar la Ciencia.




113 Cuando caemos de bruces, La Providencia divina Suele poner un guijarro Para rompernos la crisma.




114 La dulce muerte del sueño Venga y cierre mis pupilas: El olvidar que se vive Es lo mejor de la vida.




115 ¡Es un perro! decimos Al denigrar a un zote. Con más razón, al insultar a un perro, Repetirán los perros: (Es un hombre!




116 Si el terremoto viene de castigo Y aplasta por igual ratones y hombres, Puede admitirse la expiación humana; Mas ¿qué delito expían los ratones?




117 Reímos hoy del fetichista egipcio Que en los nabos y coles de sus huertos Almacenaba provisión de Dioses... ¡Alimenticia provisión al menos! Mas nos reímos del vulgar sectario Que vivos tiene los errores muertos, Y en un disco de pan sin levadura Guarda un Dios indigesto.




118 Haz el bien, mas sólo espera Del amigo y del extraño El retorno de la fiera, Por cada bien un araño.




119 ¿Será la Tierra cadáver En un sudario de nubes? ¿Seremos todos vibriones De su inmensa podredumbre?




120 Hombre, ser mezquino y triste, Pero muy grande a la vez, Que su grandeza consiste En medir su pequeñez.




121 Si el sepulcro no es la nada, Si en él los sueños persisten, La más atroz pesadilla Será soñar que se vive.




122 En el necio y en el sabio (Cuán distinto el proceder! El necio predice, El sabio prevé.




123 (Cómo juzgarte yo a ti Ni poderte conocer, Si no logro ni saber Cuántos seres hay en mí! No en el curso de los años: A la vez, en un momento, Poseído yo me siento Por muchos seres extraños. ¡Quién sabe si guardo en mí, . . . . . . . . . . . . . . . . Una inmensa sepultura De otros hombres que ya fui!




124 ¿Será la especie humana El último eslabón de la cadena, O eliminado el hombre de la vida A noble especie dejará la herencia? Quizá en remotos siglos Raza gloriosa poblará la Tierra . . . . . . . . . . . . . . . . . . Sin el oscuro instinto de la fiera.




125 Da al santo un leve motivo, Sólo aráñale la piel, Y verás si no haces de él Un patagón y un casivo. Porque el hombre es un tonel Mágicamente colmado: Ora derrama la miel, Ora el jugo emponzoñado.




126 Oh gran Naturaleza (Qué majestad en tu labor divina! Lanzas al Globo inmenso en el espacio Sin perturbar el sueño de una hormiga.




127 Es la envidia como espada De dos filos aguzados: Uno hiere al envidioso, Otro hiere al envidiado.




128 Si hoy duda el hombre como ayer dudaba, Si todos en la cruz del infortunio Crucificados van eternamente ¿Qué ha redimido el Redentor del mundo? Delirio son de espíritus enfermos Esos dogmas estériles y oscuros: ¿Puede tener un Salvador la Tierra, Si ni un Adán ni un paraíso tuvo? Hay en la vida trágica del Cristo La iniquidad suprema del absurdo: No se concibe redimir al malo Con la sangrienta inmolación del justo. ¿Por qué al pasado convertir los ojos, Si está la salvación en el futuro? Cuando la Ciencia triunfadora impere, Celebrará la redención el mundo.




129 Maldecir de lo presente, Viejo achaque de los bobos Que agigantarse presumen Descabezando a los otros. No maldigo de mi tiempo: ¿Cuál más fecundo ni hermoso? ¿Cuál partió con más audacia A la conquista del Globo? Mas al pensar que la Ciencia Marcha en vuelo portentoso, Desconsolado murmuro: -¡Ah! ¿por qué nací tan pronto?




130 Nunca me pude sondar Ni mi conciencia medí; Alguien hay que piensa en mí Lo que yo no sé pensar.




131 Quien huye de la Cienncia Por darse al misticismo, Se apea de un caballo Y monta en un pollino.




132 Misericordia universal; A todos, lástima y amor: El más efímero animal Tiene su vida y su dolor.




133 Que vengamos de Adán y Eva No lo he creído yo nunca: Desciende el linaje humano De Mesalina y de Judas.




134 ¿A qué guardar lo divino Entre lo humano y rastrero? Cuando se habita el chiquero Hay que volverse cochino.




135 Si hay en los astros seres divinos Que de este mundo ven los horrores, Yo, ante los ojos de aquellos seres, Vergüenza tengo de ser un hombre.










APENDICE








1 ¿De qué dicha vas en pos Oh mezquina Humanidad? Ya flota en la inmensidad El esqueleto de Dios.




2 Desdeñemos El néctar y ambrosía del Olimpo, Y cual los viles cerdos de Epicuro Cojamos las bellotas del camino.




3 (Si acabaran tantos males! (Si la esfera luminosa Se transformara en la losa Sepulcral de los mortales!




4 -Esos cuerpos inhumados (Qué pungente olor exhalan! -Más hediera (vive Cristo! Si sepultasen las almas.




5 Sé pobre, y no comerás; Sé rico, y no dormirás.




6 ¿Nadie te injuria ni te quiere mal? No eres agua ni sal.




7 Debe miles de soles al banquero, Mas no debas centavos al pulpero.




8 Virtud que necesita de guardián Es cara si de balde me la dan.




9 Quien no es honrado ni justo De su sombra tiene susto.




10 Más que sofá destripado Vale silla en buen estado.




11 ¿Te alimentas de esperanza? Pues no envidio yo tu panza.




12 El sordo al estampido del cañón Suele oír la caída de un doblón.




13 Cien agujas no causan el mal De un agudo, afilado puñal.




14 ¿Eres sufrido y honrado? Pues acabarás colgado.




15 Antes de ponerse el Sol. Ten cebado tu farol.




16 Más que unas botas fiadas Valen chinelas pagadas.




17 Tu bolsa va mejor contigo Que no con tu mejor amigo.




18 Si hoy un jesuita tus umbrales pasa, Mañana te despide de tu casa.




19 Mira en tus grandes amigos A futuros enemigos, Y ve futuros amigos En tus grandes enemigos.




20 A médicos y abogados, Toda entera la verdad; A confesores y jueces, La mitad de la mitad.




21 Cuando no guardes Un cuarto en el bolsillo Serás tú sólo Tu solo y buen amigo.




22 Para humillar la soberbia Del terrestre semidiós, Repitamos al mendigo Como al grande y al señor, Imperceptibles microbios De la inmensa Creación, Que bacilo más o menos No altera el curso del Sol.




23 Cuando viajes con amigo, Si llevas muchos doblones, Nunca vayas por delante Al atravesar un bosque.




24 (Qué libros ni qué canela! Para acerbos desengaños No hay mejor libro ni escuela Que los hombres y los años.




25 Una alma pura y sencilla Son los blasones más fieles, Que a nobleza de papeles Se la come la polilla.




26 Ir a la nada sin dejar recuerdo Es acaso el destino de los hombres: ¿Qué no perece? ¿Qué persiste y dura? El mal -la, sola eternidad del Orbe.




27 Veo yo tan raras cosas Ante mis ojos pasar, Que si vivo estoy o muerto No sé decirlo quizá.




28 Hombre, gorila impuro y sanguinario, Habitador lejano de la selva, Tú la indeleble marca del origen En tu salvaje condición revelas. En lo profundo guardas de tu sangre El ponzoñoso virus de la herencia: Tienes la mano del reptil por mano, Por instinto el instinto de la fiera (Y eres mi hermano!




29 Lo que ilusos pensadores Llaman seguir la verdad Es, acaso, en realidad Correr mudando de errores.




30 ¿Por qué te asombras si el mundo No obedece a tus deseos, Cuando tus fuerzas no alcanzan Ni a domar tu propio cuerpo?




31 Infeliz Humanidad Pobre carne de dolor Tú me inspiras, más que amor, una infinita piedad.




32 Nadie a los gritos del dolor humano Se apiada ni responde: En el inmenso sideral palacio Murieron ya los dioses




33 Mas (qué sabemos si el mal Es la esencia de las cosas! (Si tal vez ni tú reposas Oh callado pedernal!




34 Prefiero el ósculo puro De las llamas en la hoguera A la innoble y asquerosa Podredumbre de la huesa.




35 El hombre tiene que elegir: O la tristeza de vivir O la mayor tristeza de morir.




36 Ese Dios que nunca siente El clamor de cuantos gimen Es el cómplice del crimen O el testigo indiferente.




37 Oh feliz tranquilidad ¿Cómo te puedo obtener, Si la mitad de mi ser Lucha con la otra mitad?




38 A marchar de frente y lejos Hombres con hombres se estrujan, Que los niños nos empujan Y empujamos a los viejos.




39 Huyamos lejos de sistemas De puro desvariar Y al buen sentido volteriano Alcemos un altar.




40 Sé en la música un Beethoven, En la pintura un Velásquez, ......................... ...........un Leibnitz; Domina tú los misterios De las ciencias y las artes; Sábelo todo en el mundo Y verás que nada sabes.




41 Al venir la edad caduca La existencia de los hombres Se reduce a la lectura Del mismo huero librote.




42 Si henchido vas de hidrópica soberbia, Si rey del Universo te proclamas, No viste el Firmamento En noche constelada.




43 Al ver a tantos sucumbir Soñando el reino de Jesús, Al ver a tanta humanidad Morir al peso de la cruz, Me vienen ganas de gritar: -(Qué imbécil eres, oh virtud!




44 Figura de los hombres (cuánto engañas! Primavera en el rostro; en las entrañas Decrepitud, Invierno y telarañas.




45 Si persigues nobles fines Tendrás espinas agudas Y el insulto de los ruines: No hay Abeles sin Caínes Ni redentores sin judas.




46 A la profunda inmensidad del Cosmos ¿Qué la infinita pequeñez humana? Somos nada en la Tierra, Siendo la Tierra nada.




47 Fe perdida, a la distancia Te hago yo mi reverencia: Ni te lloro ni te quiero Oh virtud de los babiecas.




48 Menospreciar los bienes de la Tierra Por los goces futuros de la Gloria, Es soltar el bocado Para coger la sombra.




49 No es un lago ni una fuente: Es mar sin fondo ni orillas La necedad de la gente.




50 Ahora lágrimas y quejas, Esconde penas y dolor; La dicha finge, causando a los pícaros Envidia siempre, jamás compasión.




51 Duda, si espanto en los cobardes viertes, Eres manjar de libres y de fuertes.




52 Reza en cruz, muy compungido; Pero aguaita por lo bajo Si alguna moza bonita Hace oración a su lado...




53 (Oh, no me hables de la muerte Como la dicha del hombre! Bajo el frío de ese mármol, En las sombras de esa noche, Yo sólo miro el gusano, Yo sólo veo la podre.




54 En ese muro de piedra Sin movimiento y sin vida, Oídos hay que te escuchan Y miradas que te espían.




55 El Océano palpita En la tenue gota de agua; Se condensa el Universo En la vida de una larva.




56 No faltan bellacones Tan solapados, Que de puro bribones Se hacen honrados.




57 Atractivo poderoso De la cosa prohibida: Vedad a un hombre las coles Y ellas serán su delicia.




58 Niño crédulo, inocente, Con la vida aprenderás Que uno sólo se arrepiente Del bien hecho a los demás.




59 Vida, cuento narrado por un tonto, Posees un gran bien: concluyes pronto.




60 En este mundo maldito Ninguno vive contento: Unos piden alimento, Otros quieren apetito.









Sociales y políticos | Indice