TUPAC-AMARU

 

I

 
                          -”Anciano, escucha y espera:
                        Ya el instante se avecina:
                        De africanos y españoles
                        No quedará ni reliquia.
 
                          Como brazo justiciero
                        A mí los cielos me envían:
                        Soy redención y venganza
                        De una raza envilecida”.
 
                          -”Oh Tupác, Tupác-Amaru,
                        Detén el vuelo a tus iras;
                        Indaguemos lo futuro,
                        El destino de los Incas”.

 

II

 
                          A la corriente de un río
                        De torrentosa caída
                        Lanza el Anciano tres llamas:
                        Blanca, negra y amarilla.
 
                          Las llamas bregan y bregan
                        Con la corriente bravía.
                        Surgen la blanca y la negra;
                        Mas perece la amarilla.

 

III

 
                          -”¡Ay, Tupác, Tupác, detente!
                        No ha llegado aún el día:
                        Triunfarán el blanco y negro,
                        Sucumbiremos los Incas”.
 
                          -”No hay oráculo funesto
                        Si hay astucia y valentía ...”.
                        Dice Tupác, y se aleja
                        Con sarcástica sonrisa.
 
                          Siguió a Tupác el Anciano
                        Desde lejos, con la vista,
                        Y -(Ay de ti, Tupác-Amaru!”
                        Melancólico decía.
 
                                        Manuel González Prada
 
 
                                      Índice de Baladas peruanas