LA TEMPESTAD

 

I

 
                          Con el cántaro a los hombros,  
                        Entre nubes y destellos,  
                        La Ñusta pisa las cumbres  
                        Más vecinas de los cielos.
 
                          Risueña, el cántaro inclina
                        Y derrama suave riego  
                        En las ceibas de los bosques  
                        Y en los cactos del desierto.
 
                          De gozo, entonces, henchido,  
                        Alza un himno el Universo  
                        Con la voz de sus arroyos  
                        Y la lengua de sus vientos.

 

II

 
                          La ruda maza en el puño  
                        Y la cólera en el ceño,  
                        El hermano de la Ñusta  
                        Asoma y corre a lo lejos.
 
                          Salta por cumbres y abismos  
                        Como en fantástico vuelo;  
                        Tenaces golpes de maza  
                        Descarga en llanos y cerros.
        
                          Quiebra el cántaro, y entonces  
                        Vibra el rayo, zumba el trueno  
                        Y en cataratas de lluvia  
                        Se desploma el firmamento.
 
                                        Manuel González Prada
 
 
                         Índice de Baladas peruanas