KON

 

 

I

 
                          Ligero como las nubes,
                        Imponente como el rayo,
                        Desgarra el Dios incorpóreo  
                        Las tinieblas del espacio.
 
                          Viene Kon y enfrena el vuelo
                        En estériles eriazos,  
                        Guarnecidos por los Andes,  
                        Por el mar acariciados.
 
                          Habla Kon; y las montañas  
                        Hunden la cima en los llanos,  
                        O de las cuencas emergen  
                        La planicie y el collado.
 
                          Dice: -”Desciendan los ríos”;
                        Y en la aridez de los campos,  
                        Cien arroyos y torrentes  
                        Despliegan líquidos mantos.
 
                          Dice: -AFlorezcan las plantas”;
                        Y a par que brota el banano,  
                        Da su blanco pan la yuca  
                        Y el maíz sus rubios granos.
 
                          Dice: -”Aparezcan los hombres”;
                        Y en las dulzuras de un rapto,  
                        Enamoradas parejas  
                        Van amándose y soñando.

 

II

  
                          Ruedan los siglos: un día  
                        Surge Kon en los espacios,  
                        Ligero como las nubes,  
                        Imponente como el rayo.
 
                          -”Os otorgué la existencia,
                        Os di la paz y el regalo;  
                        Más ¿dónde se alzan mis templos?  
                        ¿Dónde están los holocaustos?”
 
                          -”No sabemos ni tu nombre:
                        ¿Le repetimos acaso?
                        El placer y los festines  
                        Son los Dioses que adoramos”.
 
                          -”Lluvia, detente en los cielos;
                        Ríos, id por otros álveos;  
                        Rocas, bajad de las cumbres;  
                        Arena, invade los campos;
 
                          Y tú, región maldecida,
                        Funesto nido de ingratos,  
                        Vuelve a ser eternamente  
                        Como fuiste en lo pasado. . .@
 
                          Dijo Kon: el terremoto
                        Montes remueve de cuajo;  
                        Y es la costa un gran cadáver  
                        Con la arena por sudario.
 
                                               Manuel González Prada
 
                         Índice de Baladas peruanas