FUNDACIÓN DEL CUZCO

 

I

 
                            Con el llauto1 en las sienes  
                        Cual símbolo de regia potestad;  
                        Con vara de oro en la benigna diestra,  
                            El noble Manco va.  
                        A su palabra se doblegan todos:  
                        No hay indomables ni rebeldes hay;  
                        Que brota de sus labios la sapiencia,  
                        Como la miel destila del panal.
 
                            Las razas enemigas  
                        Al viento arrojan un clamor de paz:  
                        Blanduras de hombre, por encanto, surgen  
                            En almas de chacal.  
                        Cesa el horrendo, humano sacrificio,  
                        Que destrozados ruedan del altar  
                        Los ídolos de sangre: el Sol domina  
                        Como suprema y única Deidad.

 

II

 
                            -”Oh padre Sol, cumpliendo  
                        Tu ineludible, excelsa voluntad,  
                        Salí del Lago a recorrer la Tierra  
                            Como nuncio de paz.  
                        Coge la vara de oro, me dijiste,  
                        Y vete el mundo bárbaro a domar;  
                        Donde la vara escape de tu diestra,  
                        Erige ahí metrópoli imperial.
 
                            Sumisas muchedumbres  
                        Siguen mi huella; mas vacilan ya,  
                        Que anhelan todas erigir al viento  
                            La espléndida ciudad”.
 
                        Así repite Manco; y de repente,  
                        Como atraída de invisible imán,  
                        La vara de oro escapa de su diestra  
                        Y al pie del alto Huanacaure2 va.3
 
                                        Manuel González Prada
 
                        
                                Índice de Baladas peruanas

     1El llauto constituye el atuendo real. Era como un turbante tejido con filos de los colores de Tahuantinsuyo y sujetaba la mascipacha, el símbolo del Sapa Inca, el Inca más importante de todos, el inca-rey [TW].

     2El cerro, o montaña, queda cerca de Cuzco es donde los hermanos Ayar arribaron en su peregrinación de 20 años. Los cuatros hermanos con sus esposas son Áyar Manco y Mama Ocllo; Áyar Auca y Mama Huaco; Áyar Cachi y Mama Ipacura; y Áyar Uchu y Mama Rahua. La primera pareja se convierte en los primeros incas cuando Áyar Manco toma el título de Manco Cápac. Garcilaso, en los Comentarios reales escribe, “La primera parada que en ese valle hicieron --dijo el Inca (su tío)-- fue en el cerro llamado Huanacauri, al mediodía de esta ciudad (Cusco). Allí procuró hincar en tierra la barra de oro, la cual con mucha facilidad se les hundió al primer golpe que dieron con ella...” (lib. I, c. XVI). Hay otras versiones en las crónicas de Betanzos y Pedro Cieza de León (segunda parte) pero que González Prada sigue a Garcilaso implica su preferencia por este [TW].

     3Balada inconclusa [LAS].