LA DERROTA DE HANCO-HUALLO

 

I

 
                          Fieras tribus acaudilla
                        El indómito Hanco-Huallo,
                        Y a los límites del Cuzco
                        Se adelanta en breve paso.
 
                          Huye, el trono desampara
                        Yáhuar-Huácac aterrado;
                        Y a la Ciudad de los Incas
                        Hiela el frío del espanto.
 
                          ¿Quién detiene la carrera
                        Del invasor sanguinario?
                        ¿Quién salva ya de la ruina
                        El vasto imperio de Manco?
 
                          Sólo el joven Viracocha,
                        Sólo el hijo denodado
                        Del cobarde Yáhuar-Huácac,
                        Sólo el joven fuerte y bravo.

 

II

 
                          Apercibido a la lucha,
                        Con las armas en la mano,
                        A la frente de sus tercios,
                        Viracocha sale al campo.
 
                          Es el choque furibundo,
                        Es pavoroso el estrago,
                        Que a muerte luchan y luchan,
                        Pecho a pecho, los dos bandos.
 
                          Mas, ¿qué el valor de las almas,
                        Qué la fuerza de los brazos,
                        Ante el número creciente
                        De los Chancas irritados?
 
                          Huyen las huestes del Inca
                        En tropel desordenado;
                        Y ya las puertas del Cuzco
                        Pasa triunfante Hanco-Huallo.

 

III

 
                          -”Vuelve a tus hijos los ojos,
                        Sol divino, Sol amado:
                        No des vírgenes y templos
                        Al ludibrio y al escarnio”.
 
                          Así clama Viracocha,
                        La faz bañada con llanto,
                        Y con sangre de enemigos
                        Enrojecidas las manos.
 
                          Cruje la tierra: del suelo
                        Brotan y brotan soldados,
                        De copiosa y luenga barba,
                        Rubio pelo y rostro blanco.
 
                          A su empuje irresistible,
                        Por quebradas y por llanos,
                        Huyen deshechas las Tribus
                        Del ya vencido Hanco-Huallo.

 

 IV

 
                          “Gloria, honor a los valientes
                        Que el Imperio libertaron
                        Del oprobio y de la ruina,
                        De la muerte y del escarnio”:
 
                          Tal, en coro, clama el pueblo,
                        Y veloz acude al campo,
                        Entre flores y perfumes,
                        Entre músicas y cantos;
 
                          Mas, doncellas y matronas,
                        Niños, jóvenes y ancianos,
                        Todos de súbito quedan
                        Fijos, mudos y pasmados:
 
                          Que uno a uno los Guerreros
                        De potente y rudo brazo,
                        De copiosa y luenga barba,
                        Son en piedras transformados.
 
                                        Manuel González Prada
 
                               Índice de las Baladas peruanas