LA CONFESIÓN DEL INCA

 
                          -”Sol, padre fiel de mis padres,  
                        A ti me acuso contrito:  
                        Oye, y lava mi pecado:  
                        Di veneno al hijo mío”.
 
                          Dice el Inca; vuelve el paso  
                        A las márgenes del Tingo,  
                        Lava su frente y sus manos,  
                        Y prosigue en alto grito:
 
                          -”Dije al Sol mi enorme crimen,  
                        Recibe el crimen, oh río:  
                        Ve, y sepúltale en el fondo  
                        De los mares cristalinos”.
 
                          Oye al Rey culpable un cuervo,  
                        Y se aleja en raudo giro,  
                        Y por campos y ciudades  
                        Va diciendo en su graznido:
 
                          -(Horror, horror al Monarca!  
                        Es horrendo su delito.  
                        El Monarca es filicida:  
                        Dio mortal veneno al hijo”.
 
                          Y en la choza y el palacio,  
                        Y en la ciudad y el retiro,  
                        Incansable grazna el cuervo:  
                        -“Dio veneno el Rey al hijo”.
 
                          -(Muerte al cuervo, muerte al cuervo!”  
                        Grita el Rey tremante y frío;  
                        Y el negro pájaro muere  
                        De mil flechazos herido.
 
                          Mas, de entonces, el Monarca  
                        Vive mudo y pensativo,  
                        Que la voz tenaz del cuervo  
                        Repercute en sus oídos.
 
                                        Manuel González Prada
 
 
                         Índice de Baladas peruanas